Mareantas Un sitio donde podras disfrutar de nuestros videos porno, canales porno, tv porno y nuestras chicas webcam

Cuatro contra una

27 mayo, 2008

Paty es una mujer realmente hermosa y muy sexual, sin embargo tiene poliomielitis y ese hecho la restringía psicológicamente, limitando su actividad sexual con su esposo. Nada más, tenía relaciones cada mes si bien le iba, pues él es mucho mayor que ella.

Esto era muy poco para la tremenda fogosidad de ella, por lo que siempre estaba excitada y sin poder de aliviar el fuego que sentía, pues pensaba que ningún hombre, aparte de su esposo, querría estar con ella. Ella y mi esposa son buenas amigas; mi esposa me contó la situación y me pidió que le hiciera el amor a su amiga.

Yo, librándome de prejuicios y tabúes lo hice, descubriendo la tremenda fogosidad de esta mujer, pero ese es material de otro relato.

El hecho es que ella me solicitó que la ayudara a realizar su fantasía, la cual consistía en hacer el amor con cuatro hombres al mismo tiempo.

En aquel tiempo yo trabajaba en la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, así es de que atendiendo la solicitud de Paty, les propuse la situación a tres de mis compañeros de trabajo más cercanos, y nos pusimos de acuerdo con Paty para llevarlo a cabo en un motel.

Salimos de trabajar a las 3:30 p.m., compramos dos six de vino tinto Viña Real y juntos en el auto de José Luis nos fuimos a encontrar con Paty. En cuanto nos vió, se apenó y se puso roja como un tomate cuando le presenté a los muchachos; Luis, Adolfo y Jesús, pero luego se le quitó y se mostró dispuesta a seguir con el plan.

Ahora pens´bamos en cómo entrar al motel los cinco, suponíamos que quizás habría problemas con la administracíon, entonces resolvimos que tres de nosotros tendríamos que acomodarnos en la cajuela para entrar. Así es que nos tocó cajuela a Adolfo, Jesús y a mí.

Por fin entramos, la recámara tenía una cama King Size y una pequeña sala, prendí la tele y sintonicé una película pornográfica. Destapamos las botellas de vino y empezamos a beber, Luis y yo nos sentamos en una pequeña mesa mientras Jesús y Adolfo se acomodaron en la cama, Paty enmedio de los dos.

Después de unos cuantos tragos, Adolfo ya la estaba besando apasionadamente en la boca, mientras Jésus ya le había desabotonado la blusa y el sostén y le estaba chupando bien rico las grandes tetas de Paty. Así estuvieron un rato hasta que los tres quedaron desnudos.

Como Luis y yo sólo estábamos observando, ellos se apenaron y se metieron debajo de las sábanas para que no los viéramos. Debajo de las sábana sólo se veian los bultos moviéndose, pero no se podía saber quien era quien, sólo escuchábamos los suspiros y quejidos de Paty. Entonces Luis se empezó a excitar cuando vimos un bulto moviéndose rítmicamente, pero no adivinábamos quién era, así es de que Luis se acercó y descubrió las nalgas de Jesús, montado sobre Paty.

Jesús protestó y dijo que lo tapáramos, pero Paty dijo que tenia calor, que quitáramos las sábanas y así lo hicimos. Paty estaba con Jesús arriba, mientras Adolfo le introducía el miembro en la boca. Al ver el cuadro, Luis se excitó aún más y empezó a desnudarse, mostrando su largo pene completamente erguido y le pidió a Paty que se montara sobre Jesús. Rápidamente dieron la voltereta y Paty ya estaba encima de Jesús, obviamente con las nalgas expuestas, entonces Luis se acerco y le empezó a lamer el ano, mientras ella exhalaba un leve quejido. Ya bien lubricado, Luis le acomodó su palpitante miembro en el ano y de un empujón le metió la mitad del enorme instrumento.

Ella dejó de mamar el miembro de Adolfo y gritó de placer, luego suspiró y le dijo a Luis que lo empujara todo. Ella volvió a gritar, mientras Adolfo le bañaba la cara con su tibia leche, a ella se le empezó a enrojecer la piel del cuello, pecho y cara y tuvo un gran orgasmo que la dejó desfallecida sobre Jesús, quien no cesaba de moverse debajo de ella hasta que derramo su semen en la vagina, mientras Luis atacaba inmisericorde en su ano, hasta que ella tuvo otro orgasmo, entonces le pidió que la dejara descansar unos instantes.

Se levantó y se fué al baño, dejando a Luis con el pene bien erecto y el mío también , naturalmente excitado de ver, así es que los dos la esperamos ansiosos. Luis se recostó, y cuando ella regresó, inmediatamente se montó sobre el enorme pene de mi amigo, tragándoselo todo con su vagina de un sentón y se empezó a mover rápidamente, gimiendo. Entonces me acerqué y le acomodé mi duro miembro en la boca.

Ella abrió los ojos, me miró, sonrió y exclamó ¡Te estaba esperando!. Enseguida me empezó a chupar el pene como sólo ella lo hace, o sea, deliciosamente. Yo cerré los ojos para sentir la caricia, hasta que volví en mí, cuando ella otra vez se estaba viniendo, después yo terminé en su boca y Luis también terminó casi al mismo tiempo.

La orgía se prolongó casi en el mismo tono hasta que todos nosotros nos venimos 2 ó 3 veces. Paty al final me dió un profundo beso en la boca y me dijo ¡Gracias!

Salimos del motel, pero esta vez todos juntos (ya no me quise meter en la cajuela). El Administrador se nos quedó mirando con la boca abierta.



One Response to “Cuatro contra una”


  1. gustavo Says:

    e busko una chika ke kiera cojer

    hasta el kansansio

    y echarle los mekos en la boka

Leave a Reply